El arte milenario del tejido puneño en Taquile

El arte milenario del tejido puneño en Taquile

Tejedores que hilan su camino hacia el éxito

En el lago más alto del mundo existe un extraño paraíso a 3.800 msnm llamado “Isla de Taquile”. En este mágico lugar, hombres, mujeres y niños tejen a orillas del Lago Titicaca finos accesorios de fibra de alpaca y algodón. La confección de estos textiles ancestrales tiene una antigüedad de 4500 años.

Inicialmente, esta actividad se hacía para fabricar cestos y esteras; pero con el tiempo, parte de la producción textil se destinó a finos y lujosos regalos para la nobleza incaica, haciendo de estos telares un arte milenario. En aquel entonces empleaban una técnica llamada “El telar horizontal” que consistía en un telar formado por dos varas que se colocaban en paralelo.

En sus extremos se amarraban cuatro estacas y sobre estas, se tendían los hilos de lado a lado, entre los cuales, cruzaban otros hilos creando así el tejido.

Actualmente, se ha heredado esa técnica ancestral y es común enseñarla a los más pequeños, desde los cuatro años. Ellos aprenden primero a tejer cintas de colores, que posteriormente se venderán en el mercado de Puno. Poco a poco, hacen más complejo el tejido, agregando mayor cantidad de diseños y colores. Sus piezas más comerciales y coloridas son el chullo, el cinturón y las chalinas. El arte textil de Taquile fue proclamado el 2005 por la Unesco como “Obra maestra del patrimonio oral e intangible de la Humanidad”. Y, en 2007, Mario Testino lanzó una colección creada por tejedoras de Taquile en Nueva York, España y Francia siendo portada de la famosa revista de moda Vogue.

Hoy en día, miles de turistas viajan a Puno para conocer un poco más de este arte milenario que ha dejado a más de uno sorprendido por su belleza y destreza. Por lo que, si viajas a Puno no dudes en visitar a estos artistas para vivir toda la magia que esconde este arte ancestral.