NIKKO

El Shinto-Budista Sincretismo Religioso de Nikko

NIKKO

Los Santuarios y Templos de Nikko forman un complejo único compuesto por 103 edificios religiosos dentro de dos Santuarios sintoístas -Nikko Tosho-gu y Futarasan-jinja-, y el Templo budista -Rinno-ji- ubicados en un entorno natural excepcional. Los tres complejos inscritos como –Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO-, se componen de los 42 edificios del Santuario Nikko Tosho-gu, los 22 edificios del Santuario Futarasan-jinja, y los 38 edificios del Templo Rinno-ji.

Estas estructuras son una ilustración perfecta del estilo arquitectónico del período-Edo (1603-1867) aplicado a los santuarios sintoístas y templos budistas. El estilo gongen-zukuri de los dos mausoleos; el primero consagrado a Tokugawa Ieyasu en el Santuario Nikko Tosho-gu; y el Taiyuin-byo consagrado a su nieto Iemitsu en los terrenos del Rinno-ji, alcanzó el pico de su expresión en los Santuarios y Templos de Nikko, y más tarde ejerció una influencia decisiva. El ingenio y la creatividad de sus arquitectos y decoradores se revelan de una manera sobresaliente y distinguida.

A lo largo de los siglos han sufrido desastres naturales (incendios, terremotos, etc.) Cada vez, fueron restaurados fielmente, utilizando los materiales originales con atención y cuidado a la preservación de los colores, componentes y trabajos decorativos. Por ello es que, hoy, conservan un alto nivel de autenticidad en términos de forma, diseño, materiales, sustancia, tradiciones, técnicas, ubicación, entorno y función.

Con anterioridad, a mediados del siglo-VIII, el monje budista Shodo Shonin (735-817) fundó una pequeña ermita en las faldas de las montañas sagradas de Nikko, rodeadas de volcanes, cataratas y lagos. Durante los siglos siguientes, el aislamiento geográfico en lo profundo de las montañas de Japón, el sitio pronto atrajo a otros religiosos budistas en busca de la soledad, y todavía hoy, se considera un lugar importante para la formación ascética entre los monjes Tendai. Allí, precisamente, fue donde se decidió emplazar el Mausoleo de Tokugawa Ieyasu. El señor feudal fue enterrado en 1617 entre los altos cedros de Nikko en el entonces primitivo y modesto Tosho-gu. 17 años más tarde, su nieto Iemitsu empezó las obras de perfeccionamiento del colosal santuario actual.

TU Map-MUNDEO + TRADUCTOR

Este mapa es para que puedas disfrutarlo durante tu estancia en Nikko. Guárdalo en tu aplicación Google Maps pulsando sobre la estrella que aparece en la cabecera del mapa, al lado del título. Como puedes comprobar, ya lo tienes sincronizado automáticamente en tu móvil. Pruébalo y verás las ayudas tan increíbles que te ofrece!

Con la aplicación Traductor de Google, puedes traducir texto, conversaciones bilingües al instante, fotos, voz y escritura a mano en más de 100 idiomas. Descarga la aplicación aquí: iPhone y iPad / Android

1. SANTUARIO NIKKO TOSHO-GU

Ishidorii arco de piedra - Santuario Nikko Tosho-gu

El Nikko Tosho-gu fue reconstruido entre 1634 y 1636, en los primeros tiempos del período-Edo, para Tokugawa Ieyasu (1542-1616) después de su muerte. Su nieto Iemitsu decidió edificar un mausoleo para que descansara el espíritu de su abuelo. Durante dos años, más de 15.000 artesanos y carpinteros de todo el país trabajaron en la edificación del mausoleo que contendría las cenizas del shogun Tokugawa Ieyasu.

En nada se parece el Tosho-gu a los demás santuarios o templos del país. La mayoría de los templos budistas de Japón son sombríos, con estructuras de madera sin pintar y poca decoración. Los santuarios shinto sí suelen estar pintados – típicamente en un color rojo-naranja – pero normalmente de manera sencilla. Los colores brillantes y la abrumadora riqueza de las tallas y la decoración en general del Toshu-go son únicos en todo el país y recuerdan más a los templos chinos o coreanos que a los de Japón. Lo que sorprende y desconcierta además, es como se mezclan sin ninguna preocupación elementos de dos religiones radicalmente distintas como el budismo y el sintoísmo. Las dos religiones aprendieron pronto a convivir y frecuentemente hay un templo budista al lado de un santuario sintoísta.

Pero en el Nikko Tosho-gu las características arquitectónicas de ambas religiones se entremezclan – no por razones religiosas sino para crear una imagen de magnificencia y demostrar el poder en manos del shogunato que parece querer señalar que no sólo controla a las divinidades kami y los budas sino, con mucha más fuerza, a los humanos. Es una declaración de poder del primer shogun del periodo-Edo, Tokugawa Ieyasu, que en el recinto del santuario tiene su mausoleo, y de su nieto Iemitsu, tercer shogun de los Tokugawa. Ieyasu supo pacificar el país y crear sistemas de control tan efectivos que sus herederos pudieron gobernar el país durante más de 250 años hasta que Tokugawa Yoshinobo, el décimo quinto shogun, tuvo que dimitir en 1867 y aceptar la -Restauración del Poder Imperial-, en el comienzo del periodo-Meiji (1867-1912).

1.1. AVENIDA CEDAR

Avenida Cedar de Nikko

La Nikko Sugi-Namiki Kaido de 35,4 kilómetros, conocida comúnmente como “Sugi”, el árbol nacional de Japón, figura en el “Libro Guiness de los Récords” como la vía arbolada más larga del mundo. Los cedros cryptomeria fueron plantados hace 400 años por el señor feudal Tokugawa Ieyasu, quien se los donó al Santuario Tosho-gu. Se estima que se plantaron unas 200.000 coníferas en ese momento. La famosa Avenida Cedar de Nikko, bordeada hoy por 13.000 cedros te lleva a la entrada del complejo, al cual hay que acceder por un arco torii de granito.

Comienza tu ruta por el Santuario Nikko Tosho-gu cruzando el precioso Ishidorii arco de piedra construido en 1618 que te deja justo en la entrada al santuario. Entre los muchos edificios que puedes visitar, los más notables son:

1.2. PAGODA GOJU-NO-TO

Pagoda Goju-no-to - Santuario NikkoTosho-gu

La Goju-no-to de cinco niveles y situada en el primer patio, fue donada por un daimyo soberano feudal en 1650, y reconstruida en 1818 tras un incendio que la consumió tres años antes. Cada planta representa, según la filosofía budista japonesa Godai, a uno de 'Los Cinco Elementos': Chi=Tierra, Sui=Agua, Ka=Fuego, Fu=Viento y Ku=Cielo, en orden ascendente. La columna central de la pagoda no parte de los cimientos, sino que cuelga del cuarto nivel y termina diez centímetros por encima del suelo. Esta estrategia constructiva desplaza el centro de gravedad del edificio, incrementando su resistencia a vientos y temblores. La misma tecnología fue adoptada dos siglos más tarde, para la construcción de la Torre Tokyo Skytree.

1.3. PUERTA NIO-MON O OMOTE-MON

Nio Reyes Benevolentes - Santuario Nikko Toshu-gu

Más adelante, está la Nio-mon o Omote-mon Puerta Delantera, flanqueada por las estatuas de los dos Nio Reyes Benevolentes protectores de las puertas de entrada a los templos. Representan a Alfa y Omega, Principio y fin, Nacimiento y Muerte. La primera figura tiene la boca abierta para pronunciar “a”, la primera letra del sánscrito; y la segunda tiene la boca cerrada, acabando de pronunciar “un”, la última letra de esta lengua clásica indoeuropea.

1.4. ESTABLO SAGRADO SHINKYUSHA

Shinkyusha Establo Sagrado - Santuario Nikko Tosho-gu

Tras la Puerta Nio-mon, llegas al Shinkyusha Establo Sagrado donde se guarda un caballo que el Gobierno de Nueva Zelanda regaló a Nikko. En esta área también se encuentra una biblioteca de sutras y la Fuente Sagrada construida en 1618, utilizada para rituales de purificación. El patio está rodeado por tres sanjiko antiguos almacenes, una serie de edificios con preciosas tallas de madera, coloridas y muy elaboradas. Aquí dos tallas sobresalen por encima de las demás.

San-zaru - Los Tres Monos Sabios

Sozonozo Los Elefantes Imaginarios - Santuario Nikko Tosho-gu

Por un lado tenemos los famosos relieves en madera de los San-zaru Tres Monos Sabios: Mizaru = no ver, Kikazaru = no oír, y Iwazaru = no decir. La interpretación más extendida en Asia acerca de su origen y significado se vincula con la influencia sobre Japón del código moral chino del Santai durante los siglos VIII-XII, que proponía el uso de los tres sentidos para acercarse al mundo y postulaba no ver, no escuchar, y no decir el Mal. Así la secta budista Tendai-shu, rama japonesa de la “Escuela Tiantai” lo incorporó, aprovechando que zaru (negación) y saru (mono) son palabras homónimas en la lengua japonesa. Por otro lado tenemos la talla de los Sozo-no-Zo “elefantes imaginados”, pues fueron tallados por un artista que nunca había visto un elefante en su vida.

Posteriormente, puedes purificarte en el Omizuya, la zona de ablución de templos y santuarios japoneses para a continuación tomar el camino a la izquierda, que te conduce hasta el Salón Honjido.

1.5. SALÓN HONJIBO

Naki-ryu El Dragón Llorando - Salón Honjibo - Santuario Nikko Tosho-gu

El Honjido exhibe su Naki-ryu 'Dragón Llorando'. Esta es una gran pintura de un dragón en el techo de la sala, que se llama así porque se puede escuchar un sonido resonante cuando dos piezas de madera se golpean directamente debajo de su cabeza debido a la acústica de la sala. El aplauso de la madera se realiza con frecuencia a los visitantes por un sacerdote.

1.6. PUERTA YOMEI-MON

Puerta Yomeimon - Santuario Nikko Toshogu

Puerta Yomeimon - Santuario Nikko Toshogu

Si subes dos escalinatas más, llegas hasta la Yomei-mon Puerta del Atardecer. Ésta te da paso al último patio y a los edificios dedicados al shogun Tokugawa Ieyasu. Observarás que dicha puerta, quizás la más ornamentada de todo Japón, emite un aire grandioso e imponente con sus intrincadas decoraciones y características arquitectónicas. Una de sus columnas de madera está puesta del revés, para hacerla imperfecta intencionadamente (concepto wabi-sabi “la belleza de lo imperfecto”, perteneciente a la era-Renacentista Higashiyama).

1.7. PUERTA KARA-MON, SALONES DE PLEGARIAS y PRINCIPAL

Puerta Karamon - Santuario Nikko Toshogu

Puerta Karamon, Salones Haiden y Honden

De seguida, te encuentras la más pequeña de las puertas del santuario, la Kara-mon Puerta China, por la cual no se puede cruzar, sino que tienes que entrar por la derecha. Tras esta puerta se accede al Haiden Salón de Plegarias y al Honden Salón Principal. Estas dos estructuras, conectadas entre sí, componen el “Sanctórum” por así decirlo, del santuario. Hay que descalzarse antes de entrar en su interior. Los muros de ambos salones, están dedicados a Tokugawa Ieyasu, Toyotomi Hideyoshi y Minamoto Yoritomo. Se realizan pequeñas sesiones de relajación, aunque sólo en japonés.

1.8. MAUSOLEO DE TOKUGAWA IEYASU

Okumiya Mausoleo de Tokugawa Ieyasu - Santuario Nikko Toshogu

Okumiya Mausoleo de Tokugawa Ieyasu - Santuario Nikko Toshogu

Finalmente y a continuación, situada a la derecha de los salones principales, accedes a la Puerta Sakashita-mon. Es el inicio de un tramo cuesta arriba de 207 escalones de piedra con grandes árboles a ambos lados, que te lleva fuera del complejo hasta el Okumiya Mausoleo de Tokugawa Ieyasu. Esa escenografía, emulando el “santo sanctórum”- se completa con una Gohoto pagoda de dos pisos hecha con aleación de oro, plata y cobre, donde fue enterrado el Primer Shogun de la Dinastía Tokugawa, deificado póstumamente como “Gongen-sama”, título divino que significa: Buda que se apareció bajo la forma de un Kami…

2. TEMPLO RINNO-JI

El Rinno-ji (Templo Luz del Sol) es un gran complejo que se compone de 15 templos budistas, otros 23 edificios religiosos y un onsen baño público. Además administra y alberga en sus terrenos el Taiyuin-byo, el Mausoleo del shogun Tokugawa Iemitsu. Ubicado en el Parque Nacional de Nikko, al pie del Monte Nantai, pertenece a la secta budista Tendai-shu, rama japonesa de la “Escuela Tántrica Tiantai”. Construido por el monje Shodo Shonin, su origen se remonta al año 766. El primitivo Shihonryu-ji, renombrado Templo Rinno-ji, es un precioso templo que no deja de sorprender al visitante. Se sustenta sobre una base de cientos de olmos de agua, que soportan su estructura.

2.1. MONJE SHODO SHONIN

Monje budista Shodo Shonin - Nikko

El monje budista Shodo Shonin (735-817) que había nacido en la prefectura de Tochigi, en 762 deja su ciudad natal y viaja a la antigua provincia occidental de Shimotsuke. Es particularmente atraído por el Monte Nantai que le evoca al Fudaraku-san, el legendario hogar de Kannon, la deidad de la Misericordia.

Para difundir la palabra de Buda entre la gente común, tuvo que lidiar con las creencias y tradiciones locales del sintoísmo, que se habían establecido durante más tiempo que las relacionadas con su fe budista. Así, se desarrolló una forma original de Shinto-Budista sincretismo religioso que combinaba la filosofía budista y la espiritualidad sintoísta, conocido en Nikko como: Nikkosan shinko o 'Fe en las Montañas de Nikko'.

El Nikkosan shinko queda envidenciado con la construcción del Santuario sintoísta Futarasan-jinja, al año siguiente de la edificación del Templo budista Rinno-ji. En el 784, el monje constructor Shodo Shonin también levantó el Templo Chuzen-ji junto al lago, en las estribaciones del Monte Nantai-san. Se le atribuye además la primera exploración del hoy Parque Nacional Nikko y de las montañas que lo componen. En la zona Norte del Lago Chuzenji, descubre el Río Yu, el Lago Yu y aguas termales.

Hacia el final de su vida, se convirtió en un shonin santo budista, dedicándose a la exégesis y la enseñanza de los textos fundadores del budismo. Murió en el año 817. Sus restos están enterrados en el Kaizan-do templete de los fundadores, a unos 300 metros del Santuario Futarasan-jinja. En Japón, es considerado como el fundador de la ciudad de Nikko.

Entre los edificios más famosos del Rinno-ji se encuentra el Sanbutsudo (Salón de los Tres Buda) construido en 1646 por el monje Jikaku Daishi Ennin. Es el Hondo, el salón principal de adoración en el templo.

2.2. SANBUTSUDO

Sanbutsudo - Templo Rinnoji

Triada Amida Sanzon - Sanbutsudo - Templo Rinno-jo Nikko

El Sanbutsudo (Salón Principal) ostenta una impresionante Amida Sanzon triada compuesta por estatuas de Buda de casi 8 metros de altura, las más altas del país construidas en madera. Laminadas en oro, cada una muestra una revelación diferente de Buda: Senju Kannon (Kannon de los mil brazos), Amida Nyorai (Buda de la Luz y la Vida Eterna) y Bato Kannon con cabeza de caballo (Kannon protector de los animales). Estas deidades se consideran manifestaciones budistas de los tres kami dioses de las montañas de Nikko, consagrados y adorados en el Santuario sintoísta Futarasan-jinja. Es decir, el Monte Nantai, el Monte Nyoho y el Monte Taro.

2.3. HOMOTSU-DEN

FOTO

Jardín japonés Shoyoen - Templo Rinnoji

El Homotsu-den (Casa del Tesoro) alberga una importante colección de más de 6.000 piezas de arte budista, que incluye esculturas, pinturas, caligrafías, pergaminos y otras artesanías, principalmente del siglo-VIII, y aproximadamente 50 de ellas se exhiben temporalmente. Adyacente a la sala del tesoro está el Jardín japonés Shoyoen del periodo-Edo (1603-1867). Se dice que el estanque en el jardín es una imagen en miniatura del Lago Biwa como se puede ver desde el Templo Enryaku-ji (Otsu), el templo de la secta Tendai más influyente en Japón. El jardín cubierto de musgo es especialmente hermoso en otoño, mientras que en primavera se cubre de hermosas azaleas satsuki.

3. TAIYUIN-BYO

FOTO

En el Taiyuin-byo, al exterior del recinto del Templo Rinno-ji y aislado en el monte, se encuentra el Mausoleo de Tokugawa Iemitsu (1604-1651), tercer shogun de la Dinastía Tokugawa y nieto de Ieyasu.

El lujoso complejo del Mausoleo de Iemitsu fue construido en 1653. Se asemeja al cercano Santuario Nikko Tosho-gu en su arquitectura y diseño en estilo gongen-zukuri, pero fue edificado intencionalmente de manera algo más modesta que el anterior, debido al profundo respeto de Iemitsu por su abuelo.

Al igual que el Tosho-gu, el Taiyuin-byo presenta una mezcla de estructuras budistas y sintoístas. Era común que los lugares de culto contuvieran elementos de ambas religiones hasta el período-Meiji (1867-1912), cuando el sintoísmo se separó deliberadamente del budismo. En todo el país, los elementos budistas se eliminaron de los santuarios y viceversa, pero en el Taiyuin-byo la separación no se llevó a cabo por completo.

3.1. PUERTA NIO-MON

FOTO

La entrada al Taiyuin-byo se realiza, tras un corto paseo al Noroeste del Rinno-ji, por la Puerta Nio-mon. Se trata de una puerta de color bermellón de ocho pilares vigilada por dos Nio deidades guardianas: Misshaku-Kongo a la derecha, que representa el inicio de las cosas; y Naraen-Kongo a la izquierda, que representa el final.

3.2. OMIZU-YA

FOTO

A continuación encuentras el Omizu-ya una pequeña fuente donde realizar las abluciones rituales antes de entrar al mausoleo. Aquí debes limpiarte las manos y la boca. Esta estructura fue donada por un daimyo señor feudal de la Isla de Kyushu y en ella destaca el dibujo de un dragón en el techo. Sigue andando y pasarás por un precioso camino repleto de tradicionales lámparas de piedra que te conduce a la Puerta Niten-mon, la más lujosamente decorada, custodiada por dos Reyes Celestiales: Komoku-ten a la derecha y Jikoku-ten a la izquierda.

3.3. HAIDEN

FOTO

Pasas seguidamente por dos hermosas estructuras: la Ko-ro Torre del Tambor y el Sho-ro Campanario, antes de llegar a la Puerta Kara-mon que se alza majestuosa frente a la Haiden Sala de Oraciones. Busca las famosas esculturas de unas grullas y de un dragón blanco que embellece el espejo de popa de la puerta. Ingresa a la sala y verás su encantadora decoración interior con adornos preciosos, un elegante artesonado, bonitos tallados y pilares y paredes lacados en oro.

3.4. HONDEN

FOTO

La Honden (Sala Principal), y la anterior sala de oraciones están conectadas por un pasillo corto y las dos estructuras combinadas tienen una fachada ligeramente sutil pero de gran aspecto. En el extremo interior del pasillo se encuentra el Mausoleo de Tokugawa Iemitsu.

Go-Mizuno Tenno (1596-1680), el 108º Emperador de Japón otorgó el título de -Templo Rinno-ji Taiyuin-, a este mausoleo. Desde entonces, los miembros de la familia Imperial han asumido el cargo de Sumo Sacerdote.

3. SANTUARIO FUTARASAN-JINJA

FOTOS

El Futarasan-jinja es uno de los santuarios sintoístas más influyentes en el Este de Japón. Este precioso y antiguo santuario está situado al lado del que tal vez es la mayor atracción turística de Nikko, el Santuario Nikko Tosho-gu. Fue construido en 782 en estilo “Nikko” con el mismo lujo de los mausoleos vecinos, por el monje budista Shodo Shonin que también fundó el cercano Templo Rinno-ji.

El complejo del santuario ocupa un espacio de 3.400 hectáreas, con una gran cantidad de bosques en su terreno, y una vegetación impresionante. Además, está rodeado de grandes árboles milenarios, muchos de los cuales se consideran sagrados y, por lo tanto, tienen cuerdas shimenawa a su alrededor.

El Santuario Futarasan-jinja es el corazón de un antiguo culto. Dedicado a las tres kami montañas sagradas de Nikko: el Monte Taro, el Monte Nyoho y el Monte Nantai. Asimismo, esta es la razón por la que hay dos santuarios Futarasan más en la zona de Okunikko: uno en la base del Monte Nantai, en la costa Norte del Lago Chuzenji, y otro en la cima del Monte Nantai. Las montañas, espíritus guardianes aterradores y proveedores de vida gracias a los ríos que fluyen en sus inmediaciones, han sido adoradas en el archipiélago desde el neolítico.

3.1. HAIDEN y HONDEN

En el área de pago del santuario puedes visitar un pequeño jardín arbolado, un manantial, viejos árboles sagrados y acceder al Haiden Salón de Plegarias y al Salón Principal Honden, situado justo detrás. Es especialmente popular entre aquellos que buscan conseguir un buen embarazo, un buen parto y una buena vida marital. En un extremo del santuario, encuentras dos estatuas de komainu perros-leones donde se cuelgan las omikuji coloridas tiras de papel que contienen escritos de la fortuna (pero sólo las que no te han traído demasiada suerte).

Y justo detrás de los leones, verás un pequeño salón que cuenta con algunas pequeñas tallas de madera preciosas, que cobijan la estatua dorada de uno de los Shichifukujin siete dioses de la buena fortuna, el dios Daikokuten. Con su amigable sonrisa, su saco de tesoros y su mazo mágico, Daikokuten es uno de los dioses favoritos de los japoneses y especialmente popular en templos budistas. No obstante, te encuentras en un santuario sintoísta, otra demostración más de cuán mezcladas estaban ambas religiones antes de la Restauración de Meiji.

El camino que une el Santuario Futarasan-jinja con su “hermano” Tosho-gu es espectacular, con decenas de grandes árboles milenarios y enormes lámparas tradicionales de piedra. Pasear por aquí, es una auténtica maravilla...

4. PUENTE SHINKYO

Puente Shinkyo - Nikko

El “perímetro sagrado” del Santuario del Futarasan-jinja incluye otro símbolo histórico de Nikko, el Shinkyo. Es también conocido con el nombre de Yamasugeno-jabashi, cuya traducción vendría a ser algo así como “la serpiente que se enrolla en el junco”. Esta hermosa estructura lacada de color bermellón es considerada como uno de los tres mejores puentes de Japón. Se construyó en el año 1636 para facilitar el acceso al Mausoleo de Tokugawa Ieyasu. El Shinkyo ha sido reconstruido y restaurado muchas veces, pero ha seguido el mismo patrón de diseño desde su edificación, cuando solo podía ser utilizado por mensajeros de la Corte Imperial. Finalmente en 1973, ha quedado abierto al público en general… (Previo pago).